Reformas pendientes de la UE II: Otro modelo energético es posible

En Europa es posible un cambio de modelo energético. Dependemos de las importaciones de carburantes fósiles provenientes del exterior, cuando una reforma energética nos permitiría crear nuestra propia energía de forma limpia, local y eficiente. La razón por la que no vamos en esta dirección se debe a la falta de voluntad política, combinada indiscutiblemente con el enorme poder e influencia de los lobbies energéticos en países como España.

La dependencia de la Unión Europea de proveedores exteriores de petróleo y gas, que va en aumento a medida que disminuyen las propias reservas europeas, es contraria a los intereses de las y los ciudadanos. Queremos y podemos fortalecer una producción local en Europa, no contaminante, menos generadora de residuos y más eficiente energéticamente. Queremos y podemos acceder a una soberanía energética coherente con el planeta y sus recursos. Y para conseguirlo, sólo necesitamos que los países de la Unión Europea aúnen su voz en contra de los intereses de una oligarquía energética que detenta un poder que no le pertenece.

Hablar de dependencia energética es hablar de consecuencias medioambientales y económicas, pero también de un subsecuente problema social. Sólo en España, en la actualidad, la energía importada en nuestro país tiene un coste de 45 mil millones de euros, es decir, un 4% del PIB. Prácticamente el doble de los objetivos de reducción del déficit público marcados por Europa. Al mismo tiempo que recortamos en educación y sanidad, nos permitimos malgastar un presupuesto que podría invertirse en desarrollar otros sectores, como el de las energías renovables, que podrían generar más de un millón de empleos verdes sólo en España, al mismo tiempo que podrían convertirnos en energéticamente autosuficientes a medio plazo.

Así lo plantea Greenpeace en su conocidos informes sobre el potencial de las energías renovables, en los que concluye que haciendo las inversiones adecuadas (que serían al mismo tiempo beneficiosas para frenar el problema del desempleo y estimular la propia economía, en la línea que plantea el Green New Deal), Europa podría basar su consumo energético en energías renovables en casi un 100% en 2050.

Si queréis saber mi opinión, el paso a depender exclusivamente de las energías renovables en países como el nuestro, que podríamos llamar el del sol y del viento, no debería ser sólo una opción sino una obligación para con nosotros y las futuras generaciones. En España podemos hacerlo, sencillamente. Y que no se haga debido a los intereses de un lobby energético y las deudas políticas de unos pocos, en un momento en que estamos conociendo las fronteras de la injusticia social y medioambiental en democracia, debería tener, al menos, consecuencias políticas.

Hay soluciones. Hay maneras alternativas de salir de donde estamos. No nos dejemos engañar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s