Desempleo: Los Verdes tenemos la respuesta

Me preguntaban, hace unos días, por la respuesta a las cifras de desempleo en España, y sobre lo que en Equo ya llevamos tiempo sosteniendo: Que los verdes tenemos la respuesta, el enfoque completo, y que todas las dimensiones de esta crisis están relacionadas y deben responderse simultáneamente, de manera que las personas y también el planeta prevalezcan sobre los mercados y el interés particular.

Planteaba, entonces, que lo primero es tener claro el orígen del problema. Las cifras de desempleo no se deben a la falta de formación de los desempleados, ni a que estos no estén buscando empleo con la suficiente tenacidad. Se deben precisamente a la falta de trabajos en nuestro país y en muchos otros de la Unión Europea: No los hay, y no los hay, entre otras cosas, porque en el pasado se han tomado decisiones políticas equivocadas. Es frecuente oír, sobre todo en relación al desempleo juvenil, mensajes que van en la línea de culpar al individuo ante la falta de ocupación: “Si no encuentras trabajo es porque no eres lo suficientemente bueno, es porque no estás lo suficientemente formado, es porque no lo has intentado lo suficiente”. Este mensaje es injusto y equivocado.

Son las instituciones las responsables del drama ocupacional, y son ellas las que deben dar la respuesta: Necesitamos que se creen empleos. Y la mejor forma de hacerlo es conseguir que en primer lugar las instituciones inviertan en crearlos. John M. Keynes defendía que es en épocas de crisis cuando el estado tiene que gastar su presupuesto en reducir las desigualdades y en asegurar que nadie quede atrás, y que es en épocas de bonanza económica cuando el ahorro y la austeridad son necesarios, para aguardar épocas peores. Todo lo contrario a lo que se ha hecho hasta ahora, en definitiva. Pero lo cierto es que lo que nosotros estamos proponiendo ya se ha hecho en el pasado, y ha funcionado: Históricamente, gobiernos como el de Franklin D. Roosvelt en Estados Unidos, en los años 30, se dedicaron a gastar grandes sumas de dinero en épocas de depresión para emplear a sus ciudadanos (por medio, por ejemplo, de la construcción de infraestructuras no siempre necesarias), lo que además de asegurar su bienestar e inclusión ejercía como un estímulo económico inigualable: En las lógicas del sistema en que vivimos, si los ciudadanos trabajan, consumen. Y consumiendo contribuyen a la prosperidad económica del país.

En el pasado este tipo de inversiones se han hecho en proyectos a menudo innecesarios y con un impacto claramente negativo en el medio ambiente. Pero la realidad es que, ahora mismo, nos encontramos en un contexto en el que nunca inversiones para cambiar el modelo energético y productivo de nuestros países habían sido tan necesarias. Estamos en un momento en que invirtiendo en energías renovables y en eficiencia energética España tiene la capacidad de, además de crear millones de empleos, hacerse energéticamente independiente en el medio plazo, lo que solucionaría al mismo tiempo el enorme coste que conlleva la importación de combustibles fósiles (45.000 millones de euros sólo en 2012, casi el doble de los objetivos de reducción de déficit marcados por Bruselas) y permitiría reducir nuestras emisiones de dióxido de carbono, que son la causa directa del cambio climático en el planeta, y las terribles consecuencias que este traerá, según la comunidad científica, en el futuro próximo.

La realidad es que los verdes tenemos una respuesta global y completa, que enfrenta cada una de las dimensiones de esta crisis. Porque todas son caras de una misma moneda: la de un sistema injusto e insostenible, que no está funcionado. Y esta respuesta, en la que trabajamos desde Dublín a Budapest, dede Estocolmo a Madrid, tiene un nombre: Green New Deal.

Evidentemente, una de las cuestiones a resolver es cómo financiar este proyecto. Y es que, una vez más, la respuesta vuelve a ser sencilla: Cambiando la lógica con la que estamos enfrentando esta crisis. Haciendo que no paguen la recuperación los más débiles, los que menos tienen, sino exigiendo que sean los que nos han hundido hasta donde estamos hoy los que asuman sus responsabilidades, y sea sobre sus hombros que se cargue la salida de esta crisis. Y la mejor forma de hacerlo es por medio de una reforma fiscal, que haga que los que más tienen, los que más contaminan y los dueños de las grandes corporaciones, la economía financiera y de las rentas del capital contribuyan hasta que salgamos de donde estamos. Que nos saquen ellos, que para eso nos metieron. Que asuman sus responsabilidades.

Otro punto clave para nosotros, hablando de empleo, es la cuestión de los derechos y de la calidad laboral, y lo inadmisible de que estén siendo puestos en peligro. Se deben proteger, por encima de todo, los derechos de los desempleados y de los que trabajando sufren abusos y precariedad, consecuencias habituales de índices de desempleo como en los que nos encontramos. Crear empleos a cualquier precio, no es permisible. Garantizar los derechos es lo primero.

Y son muchas más las propuestas que desde Equo planteamos para solucionar el drama del desempleo: Incentivar y romper las barreras del emprendimiento, especialmente las del emprendimiento verde; hacer políticas de facilitación del reparto del trabajo, de manera que trabajando todos menos horas podamos trabajar más personas; y otras muchas medidas que se podrán encontrar en el programa electoral tan pronto como lo tengamos preparado. O en el que, si no queréis esperar, podéis entrar desde ya para ayudarnos a construirlo. ¡Seréis más que bienvenidos!

En definitiva: Hay alternativas. Solo hay que trabajar para construirlas.

Anuncios

7 comentarios en “Desempleo: Los Verdes tenemos la respuesta”

    1. Yo me cosidero a favor de una Renta Básica Universal, pero no creo que sea en los tiempos de urgencia en los que vivimos ahora, en los que la lógica de la austeridad está haciendo estragos, cuando haya que pedir un ingreso para todos los ciudadanos independientemente de su renta. Como concepto y derecho lo defiendo, y creo que es algo por lo que hay que luchar más adelante, sin duda, pero en estos momentos creo que es más factible empujar por una Renta Mínima Europea, que cubra a los que más lo necesitan y responde a una realidad de miseria en la UE que no puede esperar más. Dejaría la Renta Básica para un poco más adelante. ¿Tú qué opinas?

      1. Yo vivo en Berlin actualmente y aqui mucha gente recibe una paga mínima. Creo que a cambio deben hacer pequeños trabajos sociales (como acompañar a gente mayor, discapacitados, controlar los tickets en el metro, …) y cuando la ciudad los necesita deben ir (por ejemplo si hay mucha nieve). ¿Qué tenemos como resultado?: una ciudad muy segura y con paz social, es decir, mucha gente decide o se ven avocados vivir con esta paga mínima, pero no necesitan robar para sobrevivir, con lo cual es una ciudad muy segura. La gente solo ve el gasto, pero ¿acaso no gastamos millones en seguridad por no repartir la riqueza correctamente?.

  1. Muy de acuerdo en todo. Sacar dinero del que menos tiene es además de inmoral, absurdo. Sólo quiero apuntalar una vieja idea: Trabajar menos para trabajar todos. En un mundo en que los que tienen trabajo trabajan demasiado y cada vez más y cobrando menos, y los que no lo tienen están desesperados por trabajar, ¿Qué tipo de sociedad estamos viviendo? Ya va siendo hora que el reparto de trabajo se haga posible, aunque naturalmente se tengan que reducir algo los sueldos. Siempre se puede establecer una escala progresiva de forma que los sueldos más altos se bajen en mayor proporción, y los más bajos no se toquen. Un sacrificio para que todos trabajemos y además más tiempo libre para disfrutar de las cosas buenas de la vida, que en general son gratis. Paradojas…¡vaya sistema el que permite tanta injusticia! Adelanter Equo. Ojalá tengáis más votos que en las últimas. Yo estoy con vuestras ideas que coinciden con las mías. Sin embargo voté IU, por lo de que mi voto fuera más útil, como ha pasado en Andalucía. Las próximas votaré a quien representa mejor mi forma de ver las cosas o sea Equo. Y a ver si podemos influir en un cambio sustancial a nivel europeo y global.

    1. Estoy muy de acuerdo, Luis. El reparto de trabajo es una de las propuestas claves de Equo, antigua como dices, pero de las más coherentes para abordar lo absurdo del sistema en que vivimos, siempre polarizado: Unos con falta y otros con exceso. Este es un tema en concreto que quiero preparar bien para la campaña: hay mucho escrito (la OIT tiene varias propuestas), y es una idea lo suficientemente compleja como para merecer que se estudie bien cómo lo haríamos exactamente, para no caer en propuestas que pudieran resultar “populistas”. El reparto del trabajo conlleva trabas para los que emplean (es más complejo gestionar más personas que trabajan menos que menos que trabajan más -contemplando nuestra mentalidad actual-, es también más caro -en términos de contribuciones a la seguridad social, etc.-) y creo que es fundamental definir los incentivos y las estructuras necesarias, por parte de las instituciones, para derribar esos impedimentos. Porque parece claro que la lógica del reparto de trabajo es la adecuada, a nivel de justicia social y de sostenibilidad. Un abrazo!

  2. Yo sobre el trabajo tengo otra idea la coperativa calzado ropa alimentos maquinas y mil cosas mas tendriamos trabajadores con formacion ,ilusion seriamos autosuficientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s