¿Qué Europa?

En las últimas décadas, Europa ha construido un proyecto de unión, que si originalmente se irguió como garante de la paz y los derechos humanos, con el paso del tiempo se ha convertido en una pesada estructura, principalmente financiera, cuyo pilar, la ciudadanía, se ha visto incapaz de soportar el peso. El resultado ha sido un proyecto construido religiosamente al contrario, en el que después de cimentar una unión económica y monetaria se ha entendido que sin la base, la unión social, fiscal y política, el conjunto no podría sostenerse.

Pero todavía hay tiempo. Todavía son muchas las voces que reclaman otra Europa, que reclaman un cambio profundo de base y de dirección, y que están dispuestas a trabajar para levantarla. Estos son los cimientos, las raíces, sobre las que debemos construirla:

Una Europa social. Porque una Unión Europea cuyo pilar no sean las personas, es una Unión Europea mortalmente herida. Porque la obligación de las instituciones es garantizar, por encima de todo, los derechos de sus ciudadanos, y asegurar que nadie quede atrás. Las instituciones deben asegurar que el peso de la depresión económica no recae sobre las mayorías más débiles, sino sobre los responsables que nos han traído hasta aquí. El reto prioritario de la Unión Europea debe ser acabar para siempre con las desigualdades. Primero, en los ingresos, limitando los máximos y garantizando los mínimos; y segundo, en la participación, acabando con la vulnerabilidad de grupos discriminados por edad, género u otros motivos.

Una Europa democrática. Porque en una Unión Europea en la que la ciudadanía es la base, es la propia ciudadanía la que debe ejercer la toma de decisiones. Queremos entrar, para sacar al poder financiero. Queremos entrar, para descubrir las cortinas de las salas en las que se toman decisiones a espaldas de la ciudadanía y a favor de los intereses de unos pocos. Y queremos entrar, para exigir la democratización de la Unión Europea, para enfrentarnos a la tecnocratización de la Comisión y el Banco Central Europeo, y para continuar trabajando sin descanso en acercar las instituciones a los ciudadanos, en emplear herramientas de democracia directa, como el Congreso Transparente, y en esforzarnos por que la política europea se convierta en el escenario de participación e intervención ciudadana que estaba destinada a ser. Nuestro cometido es empezar una revolución: La de la regeneración democrática, la de la renovación de sus estructuras. Y así me comprometo a hacerlo.

Una Europa de la sostenibilidad, en todos sus sentidos. Sostenibilidad ambiental, porque seremos sino los jóvenes y las futuras generaciones los que nos enfrentaremos a las consecuencias de la destrucción de nuestro planeta; sostenibilidad económica, que regule y limite la economía financiera para que sirva a los intereses de la economía real, y a nada más; y sostenibilidad social, porque una Europa en la que se equilibra la economía aumentando las desigualdades es una Europa derrumbable, porque una Europa en que la pobreza se hace cada vez más desesperada y la riqueza se acumula cada vez más es una Europa que debería golpear nuestras conciencias, y porque una Europa que no protege nuestros derechos es una Europa, ya del todo, fracasada.

Y es esa la Europa verde, la Europa sostenible: La Europa de la respuesta, la Europa que entiende que todas las crisis son en realidad piezas desencajadas de un mismo sistema que depreda; y que todas deben y pueden ser respondidas conjuntamente. Es esta la Europa por la que quiero trabajar, una Europa de la urgencia que piense en nosotros y en nuestro futuro. La Europa, en definitiva, del Green New Deal.

Como candidato a representar a Equo en el Parlamento Europeo reivindico el valor. El valor para enfrentarnos a un montaje cruento, y vencer; el valor para entrar en unas estructuras corrompidas, y abrir las ventanas; el valor para empujar por el cambio de un sistema que sacrifica a muchos por el interés de muy pocos.

Reivindico una Europa valiente.

Y lo hago porque hay alternativas. Lo hago porque se ha hecho antes. Lo hago porque lo que nos ha traído hasta aquí no es una crisis, es una ideología. Reivindico una Europa valiente porque podemos cambiarlo todo.

Esta es la Europa en la que creo. Esta es la Europa por la que lucharé si confías en mí y en las primarias de EQUO me das tu confianza.

Guillermo Rodríguez

#VotaAlto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s