Archivo de la etiqueta: Unión Fiscal

Reformas pendientes de la UE I: Competencia y paraíso fiscal

Podríamos calificar a la Unión Europea de paraíso fiscal sin miedo a equivocarnos. Multinacionales como Starbucks, Google, Amazon o Apple eluden impuestos millonarios gracias a sus filiales en ciertos países de la Unión Europea, disfrutando de reducciones insoportables del Impuesto de Sociedades. ¿Cómo es esto posible? Lo es gracias a la salvaje competencia fiscal que se practica desde hace años entre países de la UE.

Irlanda, Luxemburgo, Reino Unido (por medio de las islas Bermudas) y otros países de la Unión hacen lo posible por atraer a su fisco a multinacionales, trabajadores cualificados e inversores. Hasta aquí, bien. El problema reside en que están dispuestos a hacerlo a cualquier precio. Estos países minimizan hasta niveles inverosímiles el nivel de imposición fiscal sobre corporaciones, lo que crea una situación de competencia desleal entre países miembros de la misma unión, que si no fiscal, sí lo es económica y monetaria.

Estas multinacionales, por medio de la ingeniería financiera y utilizando los llamados precios de transferencia, polarizan sus beneficios en los países en los que el nivel de imposición es más bajo, consiguiendo evadir de esta forma miles de millones de euros por ejercicio fiscal. La estrategia es sencilla siguiendo el ejemplo de Google, que “factura desde Irlanda los ingresos por publicidad que obtiene en otros mercados, como el español, donde ha declarado pérdidas en los últimos dos ejercicios y apenas ha pagado impuesto de sociedades”, o el de Amazon, que “pese al éxito de su lanzamiento comercial, su filial declaró en 2012 pérdidas contables de 54.329,8 euros, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil“.

Pero hay más ejemplos. La empresa Starbucks ha tenido la bravura de declarar que sólo ha tenido beneficios en Reino Unido en un único ejercicio fiscal desde que hace 15 años se asentara en suelo británico. Posiblemente estas infracciones no se puedan considerar más que inmorales, pero la realidad es que algunas de estas multinacionales tributan en la actualidad hasta sólo el 2% de sus beneficios. Al mismo tiempo, en los países donde estas compañías evaden en la práctica impuestos, se realizan recortes en servicios básicos desmantelando, en definitiva, un sistema de bienestar creado por y para todos.

Creo que una de las reformas pendientes más fundamentales en la UE es la Unión Fiscal. Porque es impresentable que las compañías con más beneficios sean las que menos tributen, y porque la alternativa a las políticas de austeridad pasa precisamente por aumentar los ingresos fiscales del capital, las grandes corporaciones, los que más tienen y los que más contaminan. Necesitamos una Hacienda Pública Europea, con carácter progresivo, capaz de acabar con la competencia fiscal entre los países miembros. Necesitamos que se prohíban definitivamente los paraísos fiscales. Y necesitamos avanzar hacia una armonización fiscal más justa, en definitiva, cuyo máximo exponente no sea eliminar precisamente el tipo incrementado para los bienes de lujo, de evidente carácter redistributivo.

Medidas como estas son fundamentales para convertir la Europa financiera y enviciada en la que nos encontramos en una Europa social, ciudadana, del bienestar, la justicia social y la solidaridad.