Archivo de la etiqueta: Unión Política

La Unión Política y otras reformas pendientes III

Escribían hace unos meses varios pensadores europeos que la verdadera unión, la más necesaria en Europa, la que trascenderá a todas las demás y en cuya ausencia se explica la gravedad de las crisis en las que nos encontramos, es la Unión Política. Hasta que ésta no se consiga, decían, y tal vez con razón, la Unión Europea estará, inevitablemente, condenada al fracaso. “Europa no está en crisis, está muriéndose”, proclamaban nuestros pensadores. Esperemos tener, todavía, la fuerza y el talante para salvarla.

Lo indiscutible es que la propia Unión Económica y Monetaria es todavía terriblemente insuficiente, y hasta que consigamos avanzar hacia la Unión Política son muchas las medidas que debemos acometer. Quería utilizar esta entrada para comentar, con vuestra ayuda, otras de las medidas económicas fundamentales a la hora de hablar de las reformas necesarias en la Unión Europea, si se pretende que esta se convierta en algo más que una defensora de la libre competencia y las virtudes que de esta se derivan.

Os propongo lo siguiente: Yo planteo las primeras cinco, y os comprometéis a continuar en los comentarios. ¿Qué os parece? Yo propongo:

  • La creación de un verdadero impuesto sobre transacciones financieras con el objetivo de desincentivar la especulación y al mismo tiempo promover la actividad productiva (más solidaria que la Tasa Tobin comunitaria que se está proponiendo ahora en Bruselas, junto con mecanismos de control de capitales para acabar con los movimientos especulativos
  • La reconversión de la Unión Europea en una zona de autosuficiencia financiera, que ignore las demandas de la industria financiera de manera que pudiera evitar en el futuro crisis como la actual
  • La reforma del estatuto del Banco Central Europeo, de manera que tenga que rendir cuentas ante el Parlamento Europeo y como preocupación prioritaria el mantenimiento del pleno empleo, el bienestar social y la igualdad, y que se haga cargo de gestionar un sistema financiero que proteja a los Estados miembros de la Unión Europea de ataques de especuladores financieros –lo que es propio, en otras palabras, de cualquier “Banco Central” que merezca su nombre, como la Reserva Federal estadounidense o el Banco de Japón-
  • El fortalecimiento del Banco Europeo de Inversiones al Desarrollo, y la reorientación de su actividad para contribuir a cambiar el modelo productivo europeo actual
  • El fin de la financiación, por parte de la Unión Europea, con ayudas y subvenciones, a empresas que compiten de facto con países en desarrollo, lo que se suma a las barreras impuestas al comercio del Sur por parte del Norte.

Y estoy seguro de que se os ocurren más… ¡Animaos a comentar!